4 beneficios de la materia orgánica líquida

Fecha de publicación:

Un suelo se mantiene fértil gracias al equilibrio de microorganismos que lo componen, pero éste se puede ver alterado por diversos factores naturales y artificiales. La materia orgánica en su forma líquida es una excelente opción para tratar suelos poco fértiles y lograr que vuelvan a ser aptos para el cultivo. 

A continuación, se describen los principales beneficios que ofrece este complemento para mantener el suelo en las mejores condiciones. 

Corrige la salinidad del suelo

Uno de los principales usos de la materia orgánica líquida es corregir el estado de salinidad del suelo. La salinidad es una condición bastante común que puede producirse por factores naturales, como sucede en terrenos bajos que son propensos a inundaciones de ríos o lagos. Igualmente se presenta en lugares donde las aguas subterráneas suben a la superficie por capilaridad, depositando las sales disueltas en el suelo. 

También existen factores que son producto de la intervención humana que pueden producir salinidad en el suelo. Lo más común, es que se produzca por los sistemas de riego, ya que el agua puede contener minerales disueltos o puede ser el resultado de una fertilización excesiva.

Incluso el agricultor menos experimentado sabe que los suelos salinos son poco aptos para el cultivo. Son suelos poco fértiles que no solo tienden a compactarse, sino que provocan una deshidratación en las plantas. Aunque la salinidad es una condición que puede parecer más o menos difícil de tratar, la materia orgánica líquida desplaza los iones de sodio de los suelos, promoviendo una recuperación efectiva.

Mejora el drenaje del suelo

Los suelos arcillosos y salinos a menudo presentan un drenaje pobre porque tienden a compactarse y endurecerse. Esto provoca encharcamientos periódicos que terminan por producir plantas que nunca llegarán a desarrollarse adecuadamente, porque su crecimiento radicular se ve afectado ya que no existe paso de oxígeno que permita una correcta asimilación de nutrientes. Incluso es común que las raíces se pudran ante el exceso de agua.

Este problema puede aminorarse aplicando productos de materia orgánica líquida porque evita la compactación del suelo logrando que se vuelva más poroso y no retenga agua de forma excesiva. 

Es bioestimulante

Al mitigar el estado de salinidad y propiciar un mejor drenaje ocurre un proceso que ayuda a generar microporos en el suelo. Éstos promueven el paso de oxígeno y, con ello, la proliferación de microorganismos, agentes que reflejan la calidad del suelo porque mantienen el ecosistema vivo.

La materia orgánica actúa favorablemente incluso en terrenos que han sido arrasados por el fuego, un elemento que destruye la flora microbiana, atenta contra la biodiversidad e impide el desarrollo de los cultivos.  

Previene la erosión

Los suelos dedicados al cultivo tienden a erosionarse y empobrecerse si no se les da un tratamiento adecuado. Pueden perder nutrientes esenciales para el desarrollo de las plantas y, si se recurre a la fertilización química y no a la materia orgánica líquida, se corre el riesgo de agravar el problema. 

La materia orgánica siempre es una mejor opción porque libera carbono y mantiene un balance entre producción y consumo. Esto ayuda a mejorar la calidad de todo tipo de suelo previniendo la erosión y garantizando la sustentabilidad.

Nuevas tecnologias

Soluciones medioambientales

Nuevas tecnologías

Acuicultura

Aditivos para plásticos
Polímero super absorbente