¿Cómo afectan a los suelos un alto grado de salinidad?

Fecha de publicación:

Según la FAO, América Latina y el Caribe son las regiones más ricas del mundo en términos de recursos naturales. Con sólo el 8 % de la población mundial, tiene el 23 % de las tierras potencialmente cultivables del mundo, 12% de las cultivadas y 46 % de los bosques tropicales. Sin embargo, actualmente sus suelos enfrentan tres graves amenazas: erosión, pérdida de carbono orgánico y salinización.

Preocupante panorama

Estimaciones sobre la salinización, realizadas en 2011 por Wicke B, y otros expertos, señalan que en el mundo había, en ese entonces, 1.128 millones de hectáreas afectados por esta condición, de las cuales 87 millones estarían en territorio sudamericano. Es posible que esta cifra haya aumentado, lo cual compromete seriamente la capacidad productiva del sector agrícola y, por ende, la seguridad alimentaria de la región. 

Pero ¿qué es específicamente la salinización?

En líneas generales, es el deterioro de los suelos a causa de un incremento en el nivel de sales solubles, que llega a ser tan alto que las plantas no lo pueden soportar. Se presenta por varias de las siguientes razones: 

  • Naturaleza propia del terreno. 
  • Cercana a las costas. 
  • Riegos permanentes con aguas de alta salinidad. 
  • Altos niveles freáticos. 
  • Suelos arcillosos, sin drenajes adecuados. 
  • Uso excesivo de fertilizantes. 

La FAO divide los suelos afectados por sales en función de la alcalinidad del suelo, su concentración de sodio y las cantidades y tipos de sal que contiene. 

  • Suelos salinos: poseen un alto contenido de sales solubles que, usualmente, se cristalizan en la superficie formando una corteza blanca. Los patrones de crecimiento de las plantas en terrenos de este tipo son muy pobres. 
  • Suelos sódicos: poseen sales donde el elemento predominante es el sodio. Esto hace que los terrenos se vuelvan sumamente alcalinos y que la arcilla y la materia orgánica se dispersen, bloqueando los poros del suelo y reduciendo la infiltración de agua. 
  • Suelos salinos-sódicos: combinan las dos características anteriores. 

Conocer el tipo de salinización y las causas del fenómeno, es indispensable para la recuperación de suelos afectados por salinidad y, por ende, de su capacidad productiva. 

Cómo una alta concentración de salinidad afecta la explotación productiva del suelo

La mayoría de los cultivos que crecen en estas condiciones de alta salinidad sufren, a causa de la degradación del terreno, uno o varios de los siguientes padecimientos:

  • Alto estrés osmótico. 
  • Deficiencias nutricionales (N, Ca, K, P, Fe, Zn). 
  • Toxicidad iónica. 
  • Deshidratación. 
  • Disminución o eliminación de la germinación, crecimiento vegetativo y desarrollo reproductivo. 
  • Estrés oxidativo y, por lo tanto, reducción de la capacidad para absorber agua.
  • Problemas con el proceso de fotosíntesis. 

Todas estas afecciones derivan en incapacidad de las plantas para crecer y producir correctamente. 

Durante el seminario “El cuidado del planeta comienza por el suelo”, realizado el 5 de diciembre de 2017 en la Universidad de San Sebastián, la Oficial regional de América Latina y el Caribe de la FAO, Sally Bunning, señaló que: “los suelos son la base para la producción de alimentos y muchos servicios ecosistémicos, como almacenamiento y regulación de agua y nutrientes para la fertilidad de tierras agrícolas. Por eso es urgente avanzar de manera coordinada en la gestión responsable de este recurso para aumentar la producción en relación con la demanda, erradicar el hambre y combatir el cambio climático”.

Una de las formas de contribuir al logro de este objetivo tiene que ver con la recuperación de suelos afectados por salinidad. Al respecto, un corrector salino es una de las soluciones más eficaces, siempre que se identifique la causa del problema para adelantar acciones que mitiguen su impacto.

Nuevas tecnologias

Soluciones medioambientales

Nuevas tecnologías

Acuicultura

Aditivos para plásticos
Polímero super absorbente