¿Cuál es la dosis correcta de ácido húmico ?

Fecha de publicación:

El constante perfeccionamiento de la técnica en el sector agronómico ha provisto a los profesionales y técnicos del rubro una serie de productos innovadores para mejorar los resultados de los procesos productivos.

Uno de estos elementos es el ácido húmico, el cual permite optimizar la calidad del suelo, fortalecer y fomentar el crecimiento de las plantas y ampararlas en condiciones de estrés.

Saber cuál es la dosis correcta dependiendo del tipo de cosecha y cuál es el procedimiento de aplicación es fundamental para elevar el contenido de materia orgánica de los terrenos agrícolas.

Modo de empleo

El proceso de solubilizar el ácido húmico resulta difícil por la naturaleza del producto. Es importante, por lo tanto, realizar la debida diferenciación entre aquellos ácidos que se pueden disolver al agua en un 100% y los que no exceden el 85% de solubilidad. Referente a estos últimos, su tratamiento puede generar una considerable cantidad de residuos con el riesgo de obstruir los equipos de riego.

En ese sentido, el Humi[K] al ser 100% soluble no produce problemas de taponeo en goteros y en cintas de riego.

Se puede emplear al suelo solo o combinado con fertilizantes habituales NPK, urea u otro (no debe mezclarse con ácidos fuertes como el sulfúrico o el fósforo).

Ahora bien, si se decide por su aplicación en forma granular o en polvo no es necesario el riego para su disolución. Sin embargo, su empleo frecuente es utilizarlo disuelto en solución mediante el riego por goteo.

La ocasión, la frecuencia y la aplicación oportuna de Humi[K]son importantes para conseguir los resultados esperados y van a depender de tres factores: los niveles de fertilidad del suelo, el crecimiento del cultivo y las condiciones ambientales.

Aplicación del ácido húmico

Los ácidos húmicos, debido a distintos procesos de formulación, pueden ser aplicados para enriquecer sustratos comerciales, tratar semillas para optimizar su germinación, entre otras opciones. Así mismo, pueden ser aplicados mediante fertirrigación (mediante riego) en cultivos hidropónicos o en cultivos tradicionales.

Referente al tipo de suelo, son aptos para trabajar bajo cualquier característica, es decir, en terrenos arcillosos o arenosos, así como también los que tienen bajos niveles de materia orgánica o que requieren ser tratados debido a la erosión.

El Humi[K] se aplica mediante riego en conjunto con el tradicional abono. Su distribución consiste en 2 a 4 aplicaciones durante el ciclo de cultivo.

En cuanto a la aplicación foliar, debe usarse 20-30 g /100 l de agua y aplicar 3 a 4 veces por temporada mezclándolo con fertilizantes o pesticidas.

Almacenaje

El ácido húmico debe estar correctamente guardado para evitar problemas en su composición. El Humi[K] debe ser almacenado en lugar fresco y seco para no caer en el riesgo de aglomeración del producto. Cuando se almacena en solución, se debe prevenir el congelamiento y agitar antes de usar.

Dosis según tipo de suelo

Para cada ocasión, existe el formulado rico en ácido húmico más adecuado. Aunque los siguientes valores están sujetos al análisis de un técnico en terreno estas son las cifras recomendables para cada tipo de cosecha:

  • En frutales y viñas 10-30 (kg /ha)
  • En cereales 10-15 (kg/ha)
  • En hortícolas 10-20 (kg/ha)
  • En forestales 10-20 (kg/ha)
  • En cosechas ornamentales y césped 10-15 (kg/ha)

Contar con un ácido húmico de calidad y 100% soluble, además de aplicarlo con las dosis recomendadas, es la mejor alternativa para fortalecer los cultivos de forma sustentable y con resultados optimizados.

Nuevas tecnologias

Soluciones medioambientales

Nuevas tecnologías

Acuicultura

Aditivos para plásticos
Polímero super absorbente