¿Qué es y cómo funcionan los recuperadores de suelo?

Fecha de publicación:

Los suelos se componen de agua (25%), materia mineral (45%), materia orgánica (5%) y aire (25%). En conjunto, estos elementos proporcionan a las plantas y cultivos la cantidad de nutrientes que necesitan para vivir y desarrollarse correctamente. 

Pero existen factores que afectan estas características, como la salinización, la degradación física, la degradación biológica y la pérdida de nutrientes por lixiviación. Cuando eso sucede, la tierra disminuye su capacidad productiva y puede llegar a convertirse en estéril. 

Por fortuna, existen los recuperadores de suelo para solucionar el problema.

¿Qué es un recuperador de suelo y en qué consiste?

Es un producto que influye significativamente en la estructura y calidad de la tierra, permitiendo recuperar y mejorar propiedades de suelo salino, erosionado, degradado física, biológica o químicamente, afectado por incendios o dañado por derrames de hidrocarburos. En ese sentido, puede convertir áreas improductivas o de bajo rendimiento en terrenos capaces de generar plantas, árboles o alimentos de alta calidad.

Los recuperadores de suelo no deben confundirse con fertilizantes porque no poseen tantos nutrientes. De hecho, se pueden emplear solos o junto a los abonos y fertilizantes. Al hacerlo, se logran suelos más fáciles de trabajar, un incremento de la bioactividad, mayores niveles de humus y una mejor relación aire-agua. Además, se optimiza la situación de cal y nutrientes. Todo esto deriva en una tierra fértil y sana. 

Pero ¿qué elementos componen los recuperadores de suelos?

Hay mejoradores de suelo tanto minerales como orgánicos, siendo estos últimos elaborados a partir de materias primas vegetales y/o animales, como turba, compost, perlita, vermiculita, fibra de coco, corteza de pino y estiércol de vaca, de aves, o de caballo. 

Un buen recuperador de suelo puede contener materia orgánica, carbono orgánico líquido de alta actividad, nitrógeno de liberación lenta, ácido húmico, enzimas y fitohormonas.

Por supuesto, los porcentajes de cada elemento pueden variar de un fabricante a otro, e incluso entre productos de la misma marca. Esto último porque, dependiendo de las características específicas del daño del suelo, necesita de X, Y o Z fórmula para recuperarse y volver a ser fértil.

¿Cómo es su mecanismo de acción?

En líneas generales, el producto desarrolla las siguientes funciones específicas: 

  • Desplaza los iones de sodio de los complejos arcillosos. 
  • Produce una estructura de micro-poros para mejorar en el suelo la presencia de microorganismos benéficos. 
  • Activa en las plantas la asimilación de nutrientes como hierro, manganeso, zinc y cobre a través de la quelación de estos. 
  • Aumenta la capacidad de intercambio catiónico (CIC), optimizando las propiedades fisicoquímicas del suelo. 
  • Reduce la compactación del suelo. 
  • Mejora los índices de retención de agua, beneficiando el crecimiento de las plantas y cultivos y evitando el estrés por déficit hídrico.

La dosis de aplicación para mejorar propiedades de suelo depende de la fórmula de cada fabricante, así como de un análisis completo del suelo y del agua de riego que permita determinar el tratamiento adecuado para recuperarlo de forma óptima y en el menor tiempo posible. Por eso, antes de empezar a usar un recuperador es necesario pedirle al vendedor una asesoría completa. 

Para finalizar, cabe señalar que durante el seminario “El cuidado del planeta comienza por el suelo 2017, realizado en la Universidad San Sebastián (Chile) en diciembre del año pasado, se identificaron diferentes temas para avanzar en la gestión sostenible del suelo en el país. Entre los puntos categorizados como prioritarios se encuentra el recuperar el suelo salinizado. Sin duda, los mejoradores serán la mejor opción en dicha misión.

Nuevas tecnologias

Soluciones medioambientales

Nuevas tecnologías

Acuicultura

Aditivos para plásticos
Polímero super absorbente